Responsabilidad Penal Corporativa

You are here: Home » Servicios jurídicos » Responsabilidad Penal Corporativa

Actualmente estamos desarrollando una campaña de adecuación a la Reforma del Código Penal que entró en vigor el pasado 1 de Julio de 2015; dicha modificación legislativa exige que las Empresas adopten Programas de Cumplimiento normativo o “Compliance”.

Un Programa de “Compliance”, es un compendio normativo que incorpora una serie de deberes jurídicos reflejados por la Empresa, que resultan exigibles a todos los integrantes de la misma. Tales programas son diseñados para prevenir, detectar y enfrentar cualquier desviación o incumplimiento que pueda ocurrir dentro de la Empresa y en última instancia establecer una cultura de respeto a la legalidad penal dentro de la misma.

Nuestra legislación actual entiende que los delitos cometidos por empleados dentro de una sociedad mercantil, se deben a priori, a un defecto de organización interno de la Empresa y exige al empresario que cumpla con un nivel de diligencia especial para evitar la responsabilidad penal.

Estos deberes se concretan en la obligación de desplegar acciones de vigilancia y control sobre la labor de sus subordinados, debiendo establecer mecanismos que fomenten el cumplimiento normativo y eviten que la estructura empresarial favorezca de modo directo o indirecto estas conductas reprochables penalmente.

En aquellos casos en que se haya cometido un delito en el seno de la empresa, las autoridades judiciales exigirán a la misma que acredite el nivel de diligencia desplegado y es en ese momento, es cuando haber implementado un Programa de “Compliance” evita que esta sea considerada responsable penal por los delitos cometidos por sus empleados.

El cumplimiento normativo, separa a la Empresa del individuo concreto que ha cometido el delito, lo que afecta a la reputación de la misma en el tráfico jurídico y por extensión a su actividad diaria, financiación, imagen pública, juicios paralelos en prensa, etc.

Nuestra labor se centra en detectar las necesidades especiales de cada Empresa de cara a diseñar e implementar el Programa de Cumplimiento que evite las posibles responsabilidades penales de la empresa y del administrador, realizar la monitorización externa de la sociedad y representar procesalmente a empresa y órgano de administración ante un eventual proceso judicial.

La Reforma del Código Penal,  que ha entrado en vigor el 1 de Julio de 2015 determina la responsabilidad penal de las empresas por delitos cometidos por los trabajadores, directivos o administradores de la misma. Y establece como eximente del delito la cumplimentación de programas de “Compliance” para la prevención del delito. Por ello es totalmente necesario que las empresas cuenten un programa normativo, de “Compliance” o Programa de Prevención de delitos penales, para evitar las responsabilidades que en el ámbito penal pueden recaer sobre las empresas y/o sus administradores de hecho y de derecho por delitos cometidos por parte del personal a su cargo.

Al objeto de ofrecer un servicio completo que resuelva todas las necesidades para una adecuada implantación de estos procesos, tanto a nivel jurídico como de procedimientos, hemos creado un departamento específico, que permite, conocer los criterios e implantar con éxito los Sistemas de Gestión, Seguridad y Compliance (Cumplimiento) para la adecuada Defensa Corporativa (Corporate Defense), con metodología, tratamiento de riesgos y establecimiento de controles y contramedidas acorde a su Empresa.

Con esta medida, entendemos que podemos ofrecer a nuestros clientes, un servicio completo de prevención del riesgo penal desde el punto de vista jurídico y con la capacidad de implementar todos los procesos necesarios que permitan establecer al empresario un sistema de detección, control y seguimiento de los riesgos penales que pueden afectar a sus empresas, para cumplir con las exigencias de la nueva normativa penal aplicable.

Para analizar esta realidad legislativa así como para preparar la introducción de dichas medidas en su empresa, es necesario establecer un contacto previo para determinar el modelo a aplicar en cada empresa, que dependerá de su actividad, estructura laboral y administrativa y número de empleados.

Show Comments